El Ferrocarril en América Latina

el ferrocarrilLos tipos de viajes que realizan las personas cambian constantemente, sus traslados varían desde sus domicilios hacia los lugares de trabajo, centros educativos o centros comerciales, transportes de mercancías entre otros, hoy en día estos cambios vertiginosos representan inconvenientes a solucionar por las autoridades de turno.

La costumbre ha popularizado al transporte por carretera, sin embargo el transporte en ferrocarril ofrece importantes ventajas empezando por el espacio  requerido; el ferrocarril aprovecha el espacio respecto al bus hasta en un 65%.

La capacidad es otro factor que marca la diferencia, el ferrocarril posee la virtud de transportar grandes cantidades de pasajeros o volúmenes de mercancías a velocidades superiores al que ofrece el transporte por carretera, sin dejar de lado las emisiones contaminantes reducidas a niveles mínimos.

El ferrocarril, constituye un importante factor de desarrollo, que se ha posicionado en países del primer mundo como Estados Unidos, España y Japón; sin embargo es un desafío imperante para aquellos países que se encuentran en vías de desarrollo, como en Latinoamérica.

Se han observado notables avances en esta materia por este lado del mundo, las grandes ciudades latinoamericanas cuentan con sistemas integrados  de transporte público, unos adoptados hace varios años y otros más recientes, se componen por metros a nivel, subterráneos y trenes de cercanías, de entre los que se pueden destacar ciudades como: México, Buenos Aires, Santiago, Sao Paulo, Caracas y Lima.

Casos como Quito y Bogotá que han optado trascender de sistemas BRT (Bus Rapid Transit) a Metro subterráneo o de superficie, el  más reciente es de la capital ecuatoriana, que se encuentra en pleno proceso de construcción de su primera línea del Metro de Quito, que básicamente transportará a partir del año 2016 a 400.000 viajeros en un trazado de 23 kilómetros (que cruza toda la ciudad de sur a norte).

La explotación de la red ferroviaria en la mayoría de países latinoamericanos también ha sido aprovechada para el transporte de carga, en unos casos, operada por empresas concesionadas por los gobiernos, y en otros por  el estado central a través de empresas de transporte públicas, sirven para intercambiar la producción y conectar varios destinos entre países. En otros casos se cuenta con políticas diferentes, tratando al transporte de pasajeros con fines sociales, como Bolivia para el transporte de pasajeros a un bajo costo, y turísticos como en Ecuador.

Un reto trascendental es entender la real dimensión del ferrocarril y sus múltiples beneficios, adoptar una política ferroviaria local que se articule con las necesidades propias de cada país, destinando fondos de inversión a largo plazo y proyectar un futuro de progreso y bienestar a través de la interoperabilidad, es decir contar con redes de transporte panamericanas de características uniformes que unan destinos entre varios países y que permitan la realización de viajes desde puertos marítimos, aéreos o secos, fomentando el comercio y la productividad.

Las nuevas tecnologías están a disposición, tendencias en señalización, sistemas de asistencia de viaje, electrificación y telecomunicaciones ferroviarias, han sido acercadas desde experiencias aplicadas con éxito en otros países para su operación en Latinoamérica, es así como el Gobierno Español, a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo, promueve programas que incentivan a reunir las realidades actuales y ofrecer alternativas que ayudarán a construir el gran ferrocarril latinoamericano.

Existe la gran oportunidad en América Latina de continuar con la implementación de proyectos de transporte, si desea mayor información no dude en contactarnos.

Ing. Oswaldo Aguilar Ortiz
ESPECIALISTA EN TRANSPORTES

Deja un Comentario