Energías Alternativas y el Transporte Público

El transporte terrestre por carretera, tanto de personas como de mercancías, es el responsable del mayor porcentaje de contaminación ambiental, generando dióxido de carbono, monóxido de nitrógeno, metano, entre otros, que se acentúa en las ciudades con mayor número de vehículos.

Es importante reflexionar en proponer medidas de gestión para una movilidad sostenible. En artículos anteriores habíamos señalado que el transporte público de viajeros debe optimizar su operación en función de disminuir los graves efectos contaminantes que cada vez se hacen más crecientes.

Dentro del escenario de movilidad sostenible, el sistema de transporte debería tener al menos las siguientes características:

  • Óptimo uso de los recursos energéticos no renovables y promoción del uso de energías renovables
  • Disminución de la utilización de combustibles cuyos gases aumentan el efecto invernadero
  • Niveles de emisiones reducidos al emplear combustibles tradicionales
  • Empleo de energías de propulsión alternativas.

Por la importancia que tiene el transporte terrestre por carretera, especialmente el masivo, las empresas prestadoras de este servicio, a través de políticas públicas emitidas desde la autoridad de movilidad, que tenga la decisión política de respetar al medio ambiente, tendrá que contar con:

  • Modernización de la flota
  • Autobuses de piso bajo y adaptados a discapacitados visuales y sensoriales
  • Aire acondicionado ecológico
  • Regulación eficiente del servicio mediante el empleo de tecnologías inteligentes de transporte.
  • Uso de sistemas energéticos no convencionales

A continuación presentamos varias alternativas de fuentes  energéticas para una movilidad sostenible:

  • Gas licuado del petróleo (GLP)
  • Gas natural comprimido (Disminuye emisiones de Monóxido de Nitrógeno)
  • Biodiesel (Disminuye Dióxido de Carbono)
  • Bio-etanol
  • Tracción eléctrica guiada (trenes ligeros)
  • Trolebuses
  • Eléctrica a baterías
  • Hibrido Diesel-Eléctrico y Gas-Eléctrico
  • Hidrógeno
    • Pilas de combustible
    • En motor de explosión

 Es hora de analizar las desventajas de la utilización de estas energías alternativas:

  • Mayor costo de adquisición de las unidades
  • Dificultades de encendido en frío
  • Ligera disminución de la potencia del motor
  • Mayor costo de adquisición de los combustibles alternativos
  • Mayor costo de infraestructuras de abastecimiento
  • En el caso de vehículos híbridos, aumenta el peso del vehículo

Sin embargo de las desventajas, resulta importante destacar los importantes avances que se están desarrollando para reducir ruidos, emisiones nocivas para el medioambiente y la salud, mejorar el consumo por kilómetro recorrido.

Como señalamos anteriormente, estos esfuerzos resultarán infructuosos si desde las autoridades no se generan políticas públicas e incentivos a los transportistas.

Deja un Comentario