La Movilidad en Quito

el transporte en QuitoLa morfología Quito, la constituye en una ciudad especial en cuanto a las características de movilidad.

La Capital ecuatoriana se sitúa geográficamente a 2800 metros sobre el nivel del mar, en las faldas de un volcán activo llamado Guagua Pichincha,  factor que ha incidido en que su crecimiento sea longitudinal, actualmente de norte a sur, abarca una extensión de aproximadamente  32   km en la zona urbana.

Su población rodea los 2 300.000 habitantes, de los cuales el 75% realiza sus viajes en transporte público y el resto en transporte particular.

La mayoría de los desplazamientos  atraviesa la ciudad de sur a norte en los horarios de mayor demanda, en la mañana: de 06:00 a 10:00, tarde de 12:00 a 15:00 y noche de 18:00 a 20:00

Con estos datos, se puede inferir que uno de los principales conflictos de movilidad que tiene la ciudad, obedece a que la mayoría de los viajes son realizados en transporte público, éste tiene que cruzar la ciudad pasando por el centro, que es el segundo sector de concentración de trabajos después del norte.

El Centro Histórico de Quito, declarado hace casi 30 años, Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, es el sector por el que confluyen o pasan la mayoría de los desplazamientos de la ciudad. Sus escasas y estrechas vías contribuyen a que los viajes motorizados (en transporte público o vehículo particular) sean bastante lentos en horas punta, con ello viene, contaminación ambiental y auditiva, mayor consumo de energía, pérdida de productividad, entre otros.

Existen otras opciones para cruzar la ciudad, por el lado oriental, si se lo quiere hacer de manera expresa por una vía que fue pensada como perimetral, pero ahora es una arteria que se acerca cada vez a ser una urbana más.

Las acciones que se están tomando por parte de las autoridades de movilidad de turno, se esfuerzan en su mayoría en mejorar la oferta de transporte a través de intervenciones en infraestructuras como: eliminación de redondeles, pasos a desnivel, ampliación de la capacidad vial (donde es posible) y acciones correctivas como la repavimentación de vías a lo largo de la ciudad.

Esto, sin embargo, resulta insuficiente. Se requiere gestionar la movilidad dese un ámbito macro, empezando por la implementación de un verdadero sistema integrado de transporte. Actualmente, la ciudad tiene sistemas integrados aislados con escaso o nulo intercambio entre sí, encareciendo el costo del viaje, así como prolongando el tiempo del mismo.

De manera paralela, en todos los corredores de transporte integrado con carril segregado o exclusivo, prestan sus servicios buses convencionales que pugnan por conseguir más pasajeros. Esto resulta hasta hoy, una tarea ardua y pendiente de resolver por las autoridades de movilidad.

Para el año 2016, entrará en operación el Metro de Quito, que viene anunciándose como el eje vertebrador del sistema de transporte de Quito. El planteamiento es: ¿Logrará este sistema desincentivar el uso de transporte privado, atrayendo a sus usuarios a viajar en transporte público, con lo que aliviaría en gran parte el caos vehicular en el que está sumida actualmente la ciudad?

Deja un Comentario