Vacas gordas y vacas flacas

ciclo vida empresarialAsí como en la naturaleza tenemos los distintos cambios climáticos, el paso de los días y las noches con diferentes tiempos, las estaciones del año, en nuestra misma vida personal, cumplimos ciclos con altibajos que nos hacen reflexionar sobre la vida de la empresa.

Antes de iniciar un nuevo ejercicio económico realizamos pronósticos y presupuestos en base a los datos históricos que tenemos para tener una referencia válida y contar con recursos que posiblemente nos permitan ejecutar proyectos que poco a poco nos vayan canalizando al cumplimiento de nuestra visión y misión institucional.

Sin embargo en el camino, es necesario realizar los análisis de disponibilidad de recursos con los que realmente contamos, los compromisos adquiridos y la manera de administrar lo que efectivamente ha ingresado a nuestras cuentas bancarias, para esto se realizan las reformas presupuestarias, nuevas priorizaciones de proyectos y ajustes a la planificación.

Como en artículos anteriores habíamos mencionado, la planificación no debe ser una camisa de fuerza, se debe poco a poco analizar y buscar la forma de conseguir esa elasticidad necesaria para cambiar nuestros planes iniciales, sin desviarnos de la ruta, de pronto aplazar algunos proyectos y ponerlos en lista de espera, hasta que esa época de vacas flacas haya pasado, apretar el cinturón empresarial es necesario en esa situación, a fin de poder salir adelante con el cumplimiento de nuestro deber.

Es importante tener claro que, solo es una época, una temporada que pasará también y vendrán tiempos mejores, ya que todo es un ciclo y en ese vaivén de subidas y bajadas necesitamos generar un capital muy importante “el aprendizaje empresarial” conocido como ”Know How” que nos permite reaccionar de mejor manera ante la siguiente eventualidad que puede suceder, lo importante es estar preparados para asumir los retos que vendrán y solo aprendemos en aquellas situaciones difíciles pero necesarias para sacar a flote a toda la tripulación.

En estas épocas es cuando salen a brillar las nuevas iniciativas en optimización de recursos en la ejecución de procesos, es decir reorganización, rediseño, rotación de personal entre otros, a fin de poder cumplir con lo que debemos hacer sin dejar de lado la prioridad institucional “el cliente”.

Lo que no debemos perder de vista cuando ya estamos en la parte superior de la ola, es que si estamos en época de vacas gordas, es necesario realizar provisiones para la temporada baja, y no perder la cabeza ante la buena racha del momento.  Esto ha mantenido en el liderazgo a empresas multinacionales que han sobresalido a pesar de las circunstancias por muchos años, evitando despidos y cierres de negocios que generalmente se ven afectados por la poca experiencia en el área administrativa.

Cuando hemos llegado a una etapa de madurez es necesario romper el “status quo” a través de la innovación, para no caer en el declive de una administración obsoleta del sueño que se quedó en el pasado.

No nos dejemos amilanar por la incertidumbre del mercado, tengamos clara siempre la visión, hacia donde queremos llegar y paso a paso construyamos el camino para llegar, sin dejar de aprender, la intención no es llegar más rápido, sino llegar y mantenerse en el tiempo.

Síganos en Twitter: @elyfloresec

Hay un Comentario en “Vacas gordas y vacas flacas”

  1. Responder

    Germán Dice:

    En los países donde nos ha tocado soportar una fuerte embestida por la crisis económica, hemos podido aprender con mucho dolor lo que se detalla en este artículo. Realmente deberían estar agradecidos los países en los cuales no han sufrido de forma severa estos años de declive y reflexionar sobre la realización de provisiones para estar preparados.
    Felicitaciones por este muy buen artículo.


Deja un Comentario