Vehículos inseguros se venden en Latinoamérica

SanderoCon preocupación se han observado los resultados de la publicación del Informe del Programa de Evaluación de Autos Nuevos en América Latina Latin NCAP, en el que refleja que los niveles de seguridad de los vehículos más vendidos en esta región, son muy inferiores a sus pares comercializados en países desarrollados.

Empezando por el desempeño y fortaleza de la carrocería, se encontró que los rendimientos más bajos, es decir una estrella en seguridad, van para los modelos Sandero de Renault y el Jac 3, pese a que este último ofrece airbags, refleja la importancia de contar con una cabina lo suficientemente segura para resistir impactos y proteger a los ocupantes.

Como hemos visto, hay factores que pueden reflejar una imagen falsa de seguridad, los ciudadanos debemos informarnos y saber que existen  normativas internacionales que  buscan asegurar la calidad y resistencia en la fabricación de carrocerías, tal como las Reglamentaciones emitidas por las Naciones Unidas No. R94 y R95.

Fabricantes como Ford, Honda, Renault, Toyota y Volkswagen, con sus modelos New Fiesta, City, Fluence, Etios HB y Polo HB, respectivamente, muestran avances en seguridad, obteniendo como resultado cuatro estrellas, de éstos el New Fiesta y Polo HB traen consigo doble airbag desde sus versiones estándar.

La seguridad de los pasajeros niños también preocupa, aunque modelos como el Ford Fiesta y Honda City, están a la vanguardia con cuatro estrellas de seguridad en la aplicación del sistema de anclaje  de ISOFIX (basado en la Reglamentación de las NNUU No. R44) que ayuda a reducir la colocación incorrecta de sillas para niños, con ello la posibilidad de que sufran graves daños en caso de accidente.

Esto refleja que los consumidores no debemos guiarnos por factores que pueden mostrar seguridad, los airbags son importantes, pero una carrocería segura y fuerte lo es más. Aún la inclusión de una bolsa de aire, no garantiza la seguridad de un vehículo.

Existe intranquilidad debido a que no se observan las regulaciones internacionales para la fabricación de vehículos, así como la falta de investigación y desarrollo en laboratorios de impactos o choques para medir los niveles de seguridad de los automóviles en los que nos desplazamos día a día, por lo que se hace imprescindible, la creación de foros y mesas de diálogo para construir una política pública orientada a asegurar la calidad de los productos que nos venden en la región.

Esta iniciativa debería nacer desde los países donde se han implantado el mayor número de fábricas o ensambladoras de Latinoamérica, como México, Brasil, Colombia y Argentina.

Gracias por dejarnos sus comentarios.

Deja un Comentario